Año Sabático

|

Un año son doce meses, 52 semanas, 365 días, 8.760 horas, 525.600 minutos y 31.536.000 segundos (salvo si es bisiesto, claro). Pues todos esos meses, semanas, días, horas, minutos y segundos, se han acabado ya, han pasado ya, más bien se han esfumado para siempre. Ahora toca volver a currar. Currar en el Teatro Pradillo.
¡Dios, termina mi año sabático! ¿Qué será de mi?

2 comentarios:

Sol + Txalo dijo...

Pues ahora, estás muy guapo!!!


churri

Tina Paterson dijo...

Gracias, es que me he hecho la permanente